La práctica del Yoga y La Sensualidad

​​​El Kundalini Yoga es una tecnica que te hace mas consciente de tu cuerpo y tu mente, esto te despierta los sentidos y te hace ser mas consciente de ellos. Puedes saborear, escuchar, oler, ver y tocar lo que te rodea con sensaciones diferentes. Lo que comes sabe mejor; lo que hueles huele mejor; lo que ves, tiene mas contrastes y mas luz y parece mas bello; lo que oyes, lo oyes y escuchas en positivo; y siente la respiración en tu piel, tu tacto se sensibiliza, solo cerrando los ojos, relajando y escuchando con tus cinco sentidos lo podrás conseguir. 

La persona sensual no todas las personas son igual de sensibles y por tanto mas o menos sensuales, pero todos somos seres humanos, y todos tenemos cinco sentidos, te invito a que tomes el habito de cerrar los ojos en una pequeña meditación y escuches como vibra tu cuerpo; Escucha como respira tu piel.

Por definición, ser sensual se encuentra relacionado a las sensaciones y la sensualidad, a la disposición de disfrutar a plenitud de los placeres de los sentidos.

Una persona sensual se deleita viendo, saboreando, tocando, oliendo y oyendo. Se relaciona con el mundo que lo rodea de una manera especial. Le encanta observar un paisaje, detalla las ciudades, su arquitectura, percibe a su gente, sus costumbres, el arte, las flores. Lo que ve, día a día, no se convierte en rutina, siempre descubre algo diferente. Cuando come se regocija con los alimentos y bebidas, y los degusta transformando cada comida en un acto placentero. Siente las texturas de cuanto toca y goza de ellas. Se recrea con los olores, no sólo de los platos o del medio ambiente, de las personas que pasan por su lado. Cuando oye música o distintos sonidos se compenetra con ellos y escucha con atención. Obviamente, una persona con estas características nunca aburrirá a su pareja y hará a quien le acompañe sentirse muy bien a su lado.

 

A esta altura usted se preguntará si es sensual o no. Pero, la verdadera pregunta que tiene que hacerse es si quiere o no ser sensual, porque los seres humanos, todos podemos aprender a serlo. Para ello, debemos educar a nuestros sentidos usando el pensamiento y los sentimientos. Lo primero es explorarnos y valorarnos a nosotros mismos y hallar nuestros puntos sensuales. A veces oímos decir que alguien no es precisamente una persona bonita pero sí muy atractiva porque es muy sensual. De esto se trata, de usar nuestra imaginación y nuestros sentidos hasta renovarnos hacia la dirección que decidamos. El yoga abre nuestros sentidos y nos hace mas conscientes de ellos.

 

El yoga, una alternativa ideal para ejercer una sexualidad plena​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Ana Paula Domínguez, autora de Yoga para la felicidad (editorial Planeta), asegura que su práctica ayuda a las personas no sólo a relajar y descansar el cuerpo, sino también a lograr una mayor calidad de vida, concepto que incluye el bienestar y salud sexual. El yoga es: “como una gran herramienta para ser menos neuróticos y equilibrar las emociones con los beneficios que esto implica para la vida sexual de las personas”.

El estilo de vida occidental “caótico y acelerado” conlleva la manifestación de enfermedades que afectan principalmente a los sistemas digestivo y nervioso, por lo que el yoga constituye una alternativa para restaurar el estado de salud. Una de las principales herramientas del yoga es el ayurveda, que estudia la salud y los medios para conservarla, y que a diferencia de la medicina alópata, centrada en tratar los síntomas físicos para suprimir las enfermedades, ve al individuo como único e integral e intenta curarlo de “adentro hacia afuera”.

En Occidente, el ejercicio de la sexualidad se ha convertido en algo muy superficial,  sin embargo las prácticas tántricas derivadas del yoga conciben el acto sexual como una manera de reciclar la energía y potenciarla a sus máximos niveles, con lo que hay que dedicarle mucho más tiempo y dedicación, a través de prácticas tántricas para sostener encuentros sexuales plenos, hay que dedicar un tiempo previo de caricias, masajes eróticos y ejercicios respiratorios antes de realizar el acto propiamente dicho. Además, la disciplina hindú sugiere limpiar la habitación, poner flores, prender un incienso, así como otorgar masajes con aromas específicos.

La meditación es una herramienta que contribuye a solucionar problemas de salud sexual como “la infertilidad en la mujer”, así como “la disfunción eréctil y la eyaculación precoz en el hombre”. También existen alimentos como las almendras, la miel, los dátiles y la leche que sumados a las posturas de yoga “llevan la energía directamente a zonas sexuales para contribuir en la revitalización del organismo”.

La Practica del Yoga y la Sexualidad

La sexualidad es la parte más importante del Eros

Es el conjunto de los instintos de conservación y de procreación y para los orientales es energía “prana” en estado puro. La sexualidad influye en el pensamiento, las acciones y el carácter.
Por esta razón, es importante mejorar la actividad sexual entrenando el cuerpo y la mente, para aumentar la fuerza vital y alcanzar una condición de bienestar general.

Las  asanas ( posiciones de yoga) si se efectúan con regularidad , diluyen los bloqueos emotivos y mentales y las tensiones en las zonas del cuerpo en que se expresa la sexualidad, partes del cuerpo que a menudo están en contracción y duelen (entre éstas los glúteos, la última parte de la espalda, el pecho, el vientre y los genitales).
Además, los ejercicios tonifican los “músculos del amor” (diafragma pélvico y músculo “pubo–coccígeo”) que rodean los genitales y que permiten participar en el acto sexual con fuerza y habilidad.
También desde el punto de vista de la armonía interior, ofrece beneficios inmediatos. La práctica yoga extraordinario ayuda a concentrarse y a “escucharse “ en profundidad.
Enseña a observar el ritmo de la respiración y a volver a descubrir las sensaciones que suscita. Permite relajarse y redescubrir el placer del cuerpo que se libera de corazas y defensas.
Prestar una atención sana a los órganos sexuales es fuente de bienestar. Quien vive la sexualidad de forma satisfactoria es optimista, alegre, y expansivo.
La “química” del organismo y un sano equilibrio hormonal dependen también de la vitalidad sexual. Si trabajan bien, las glándulas sexuales producen hormonas que entran en circulación y actúan de manera beneficiosa sobre el organismo.
Entre las más importantes están las endorfinas, sustancias llamadas “del placer “ que atenúan la sensación de dolor y refuerzan el sistema inmunológico. La sexualidad inhibida, en cambio, provoca un “black out” energético, un bloqueo de energía que se descarga en el vientre y en los genitales, que se “acorazan” volviéndose rígidos e insensibles. 
Volver a clases y sesiones.

© 2012 by Mana Yoga Kundalini.      Photos by www.estibalitzphotography.com

  • s-facebook
  • s-twitter