Yoga y la mujer “periodo menstrual”

La Raíz de la palabra menstruación deriva del Sánscrito mati-ha significando ambos “Conocimiento” y “Medida”. La menstruación fue considerada en las culturas ancestrales como el gran Poder Interno y de Sabiduría.
La Menstruación es un período en el cual la mujer en esos días debe reducir sus actividades y usar sus energías en hacer prácticas espirituales.
La Menstruación fue considerada como uno de los momentos más especiales de la mujer.  La Luna Llena coincide con el momento de la Ovulación de la Mujer y era un tiempo de fiesta, bailes y sexualidad. La Luna Llena era para los grupos humanos un recordatorio visual de dejar sus rutinas normales  y celebrar.  Muchas celebraciones en Luna Llena en tradiciones ancestrales son acerca del Amor, Sexo, Grandes Ideas, Expansión, etc.
La Ovulación debe verse como el tiempo de la Fertilidad en el cual la mujer de manera subconsciente envía mensajes de amor.  La palabra Menstruación, Mes y Luna están relacionadas etimológicamente.  El ciclo mensual de la menstruación juega un importante papel en la formación de las sociedades.  El tiempo de un mes se convirtió dentro de la sociedad como el tiempo para estructurar las actividades.  Para las mujeres en su momento de menstruación es el momento justo que marca el tiempo de su descanso en las prácticas de Ashtanga.  Pattabhi Jois hace mención al tema diciendo que la sangre menstrual es “Sucia” y aunque esto suena como un término ofensivo, recientemente se descubrió que justo antes de la menstruación el hígado y los riñones eliminan toxinas que son eliminadas del cuerpo junto a la sangre menstrual.  Esta desintoxicación mensual que atraviesa la mujer permite proporcionar una explicación del porqué las mujeres tienden a vivir más tiempo que los hombres.  Si las mujeres realizan practicas regulares de Ashtanga la menstruación debería ser más eficiente (corta y fuerte con una duración máxima de 2 a 3 días).

 

El Síndrome Premenstrual, puede ser a causa de un desbalanceo hormonal que esta trabajando de forma no eficiente en el Sistema Endocrinólogo, o tener el hígado inactivo ó no estar funcionando correctamente la Glándula Pituitaria y las Glándulas que producen adrenalina.  Para balancear el sistema endocrinológico las asanas ayudan a producir estrógeno y progesterona en correctas cantidades. 

Una dieta saludable y posturas que masajeen las glándulas liberarán los excesos de hormonas.  La Relajación final es importante porque ayuda al hipotálamo a regular más eficientemente las hormonas.
El ciclo menstrual femenino es un ciclo de la anatomía femenina que ningún hombre puede comprender plenamente. La primera experiencia de un período en una mujer joven, significa su madurez física del cuerpo, así que puede comenzar a procrear, y el último período de una mujer significa que ya no podrá tener hijos. Cada mujer se siente de diferente manera, antes, durante, y después de este periodo, debido a los cambios hormonales en su cuerpo.
Cambios de humor, calambres abdominales, fatiga, y la hinchazón son síntomas comunes e incómodos, que la mujer tiene que enfrentar. Afortunadamente, existen tratamientos como los medicamentos, calefacción y almohadillas que ayudan en ese momento, pero esas semanas son difíciles de soportar para una mujer. La practica de Yoga, sobre todo en la relajación las asanas que implican la distensión del cuerpo y de la mente a través de la respiración, hace que el organismo produzca de modo natural verdaderas sustancias analgésicas que se sintetizan en el propio cerebro. En este periodo el cuerpo tiene peso no solo porque es una realidad la retención de líquidos en los tejidos sino porque, además, la mente “pesa” y las condiciones emocionales se descompensan repercutiendo en el cuerpo en forma de cansancio, pesadez y falta de energía. El cuerpo se vuelve una masa pesada difícil de guiar y mover. Se produce una especie de bloqueo y descompensación energética. Así pues, el sentido común nos indica que durante algunos días es recomendable practicar posturas y ejercicios compensatorios y relajantes y dejar de lado una práctica que requiera una disposición energética que no se tiene. No es el momento de progresar o perfeccionar una posición. De una práctica de Yoga consciente y equilibrada tanto a nivel físico como mental, se puede salir sin ninguno de los síntomas con los que se ha entrado. Se experimenta un reequilibrio hormonal evidente e inmediato. Volver a clases y sesiones.

© 2012 by Mana Yoga Kundalini.      Photos by www.estibalitzphotography.com

  • s-facebook
  • s-twitter